(1/2) "Fui muy feliz en la infancia. Lo único malo de mi juventud fue cuando casi desaparezco en el 76. Estaba jugando al fútbol un domingo a la mañana con mi papá en el antiguo kdt y caí en la volteada como tantos. Me esposaron, me vendaron, me hicieron preguntas, habré estado dos o tres horas ahí adentro. Tenía catorce años, mi papá me fue a buscar y le dijeron que no estaba. Cuando me estaba por ir viene otro milico y dice 'a este hay que darle a la máquina'..." Historia completa en Fb/Insta.

Go to link