"Ya aprendí a hacer oídos sordos a lo que piensa el resto. Si yo tuviera que vestirme o ser de otra forma para que no me juzguen, me sentiría una persona muy apagada, no sería yo. Además hace poco perdí a mi papá y ahora más que nunca me doy cuenta de cuales son las cosas por las que vale la pena estar mal."