"El terreno lo compró mi papá en el año 30 y después fue construyendo la casa. Yo viví acá desde que nací. Tengo tantos recuerdos en esta casa... Cuando era chico mi mamá cocinaba ravioles caseros y llegábamos a ser 50 entre tíos, hermanos y primos para las ravioladas de los domingos. Ahora los domingos vienen mis hijos y hacemos asado o ravioles, pero de los comprados, no es lo mismo."

Go to link